Volver al curso

Cómo aplicar formato y color en celdas

El formato de una celda, y especialmente su color, van a ser fundamentales para aprovechar Excel al máximo, ya que son una forma de indicar algo a los traductores y clientes sin necesidad de escribir nada. Por ejemplo, podemos enviar un archivo de Excel con cambios en amarillo y decirle al traductor que esas son las celdas que necesitan revisarse de nuevo, ya que contienen cambios en el original.

Vamos a ver en el siguiente vídeo cómo podemos trabajar de forma productiva con el formato y el color.

Vídeo de la lección

Puntos clave de la lección

  • Excel nos permite seleccionar una parte del texto para ponerlo en negrita (Ctrl + N), cursiva (Ctrl + K) o subrayado (Ctrl + S). Normalmente no nos hará falta en archivos que se deben traducir, ya que cuando se implemente el texto no se tendrá en cuenta el formato, pero siempre dependerá del cliente.
  • Otra opción muy útil es la de cambiar el color de relleno en Excel (que levante la mano quien no haya visto nunca colores en un archivo para traducir o revisar). Simplemente tenemos que situarnos en la celda cuyo color de fondo queremos cambiar y seleccionar el bote de pintura de la cinta de opciones (en Inicio) o bien hacer clic con el botón derecho en la celda y seleccionar el bote de pintura (también se puede cambiar el color).
  • Si quieres volver a aplicar el mismo formato a una celda, no tienes más que pulsar F4. Esto ahorra mucho tiempo si vas a marcar muchas celdas con un color especial.
  • Siempre puedes crear una macro para que, con una combinación de teclas específica, cambies a un color de relleno específico. Este mismo ejemplo se estudia al final del curso, ya que es algo más avanzado.
VER TODOAñadir una nota
Añade tu comentario

Iniciar sesión

Registrarse

Crear una cuenta
Crear una cuenta Volver a iniciar sesión/registro